Tu conciencia “sabe”…

Para comprender qué está sucediendo en este momento epocal, pregúntaselo a tu Conciencia.

 

Ella “sabe”.

 

Si le haces la pregunta en modo coherente y no manipulativo, verás como ELLA sabrá responderte.

 

En la plétora de noticias que durante estos días circulan por los canales online, veo todo tipo de mensajes. Algunos de estos son mensajes que llegan de parte de otros mundos o entidades.

 

Interesante. Todo es interesante cuando permaneces centrado y continúas pensando con tu cabeza y sintiendo con el corazón.

 

A mi parecer, en este momento histórico, preguntar o esperar a que el mensaje de las entidades llegue a través de otras fuentes, sirve de poco. Sirve para sedar los ánimos. Y está bien cuando esto ocurre.

 

Sirve para sedar el miedo, pero no para transmutarlo.

Sirve para depender, pero no para aprender a CREAR.

Sirve para delegar, pero no para asumirse la responsabilidad de la propia vida.

No hay transmutación.

No hay CONCIENCIA.

Existe delegación.

Existe espera.

Existe la esperanza ilusoria, no hay FE.

Pero sobretodo hay SEPARACIÓN.

 

Aunque a lo largo de mi vida haya estado en contacto con otros mundos desde la edad de 7 años, hace varios años que, como también en la biografÍa de mis libros, he dejado de hablar de canalización. Quien tiene orejas para escuchar y ojos para ver percibe la frecuencia y “recuerda”.

No es necesario escribirlo.

Sin embargo, citando a alguien al azar, Dante, tan FIEL AL AMOR, escribió la Divina Comedia convirtiéndose en transportador de una frecuencia, pero jamás habló del fenomeno de canalización.

Existen frecuencias vibratorias que atraviesan a algunos humanos, manifestándose en FORMA de lenguaje. Así es. Y si es así, se siente porqué RESUENA dentro.

 

Ahora si este escrito te resuena, detente, respira y acomódate dentro de ti.

Observa los movimientos de la conciencia, no el problema a resolver.

¿Qué está sucediendo?

¿Qué está creando el Corona Virus?

¿Qué está permitiendo?

¿Quién es?

 

Sé que no es sencillo aceptar saber que el virus es un ESPEJO de la inconsciencia del humano, pero es así.

Sé que no es simple aceptar que esta tercera guerra mundial es una creación por parte del durmiente creyente, pero es así.

Sé que no es simple tomar conciencia, pero es así.

 

En realidad no es que no sea sencillo, en realidad a menudo permanecer ciego y durmiente, es más cómodo.

Es cómodo buscar un chivo expiatorio a todo lo que sucede en la propia vida.

 

El mismo poder que mueve los hilos de las marionetas a su propio gusto es una creación del durmiente. El poder lo hace desde tiempos inmemorables y en su disfrute se recrea. Ya sea americano, y no solo eso. Ya sea religioso, y no solo eso. Ya sea masónico, y no solo eso. Ya sea extraterrestre, y no solo eso. Ya sea político, y no solo eso. Ya sea militar, y no solo eso.

Si el poder ha tenido y tiene poder, alguien se lo ha permitido.

 

¿Cómo se le permite al poder tener poder?

Sintiendo Miedo.

Más miedo tienes y más poder le estás dando al poder sobre ti.

 

El humano durmiente es inconsciente, no culpable.

 

La única llave para volver al ORIGEN es la CONCIENCIA.

 

Ésta es la ÚNICA llave que abre la puerta de la Conciencia.

Aquella Conciencia que los cristianos llaman DIOS, yo la llamo D’ios.

 

Sí, D’ios, la Conciencia inmutable de la cual se proviene y a la que se regresa. La diferencia del viaje, entre provenir y regresar es que en el primero somos conscientes, durante el viaje de la vida olvidamos, durante el recorrido RECORDAMOS y acabamos volviendo a ser Conciencia para recordar aquello que ya sabíamos.

 

Como a menudo escribo en mis libros, el cambio es de creador durmiente a Creador VIVIENTE.

 

Quien se ostina a decir que no es así, está combatiendo con su propio virus, son su propio enemigo, con su propia CORONA.

 

Al virus, como a cada JEFE, si le quitas la corona, lo deshabilitas de su PODER.

 

El humano que se ostina a resistir al cambio, no tiene ni razón ni está equivocado, su CONCIENCIA llega a un cierto punto. No resiste ir más allá. O no quiere ir.

 

Es LA CONCIENCIA lo que nos vuelve ÚNICOS, no el “somos todos iguales” de la New Age que vuelve al humano ENERGÉTICAMENTE DEPENDIENTE.

 

El humano, en este momento epocal, ha llegado a tal punto de inflexión que o se rinde ante ello o se da por vencido. O adquiere conciencia o se va. La lucha contra el otro, con el virus, con el poder, lo extraterrestre, las religiones, las sectas secretas y cualquier forma de poder, le usurpan poder.

Y es precisamente luchando cuando olvida su PODER Creativo.

 

La vida que retomar es precisamente la que lleva a sí. Y es esa la que lo llevará a encontrarse consigo mismo y no a enfrentarse con el otro. El movimiento energético es centrípeto, no centrífugo. Se halla dentro, no fuera. Dentro está todo. Dentro se encuentra la Matriz.

 

La escuelas iniciáticas de todos los tiempos – y lo son en todos los contextos – saben bien cómo utilizar la MATRIZ que actúa y genera la CREACIÓN. Hoy, según mi visión, los SECRETOS tienen que se desvelados, no custodiados.

 

Ya no es tiempo de pocos, es tiempo de todos.

 

Más allá de aquello que quieren hacerte creer, este es el momento más bello para vivir en el planeta. ¡La humanidad está preparada!

 

Que lo quiera o no, el humano deve rendirse al hecho de que él mismo es el creador de su vida. Y que habiendo DELEGADO durante demasiado tiempo al exterior la responsabilidad de su existencia, el PODER ha tomado ventaja. Ahora, mientras el poder juega su partida de ajedrez, quizás no tuvo en cuenta que el durmiente creyente, gracias a la introspección “forzada”, podrá entrar en sus habitaciones interiores. Allí, podrá hacerse las preguntas sobre la existencia humana, y quizás encontrar aquellas respuestas que por demasiadas distracciones aún no se había preguntado. Por eso a través de lo que parece una catástrofe, podrá sin embargo tomar de nuevo su propia CORONA.

 

 Y ello no para GANAR, sino para VIVIR.

¿En qué modo podrá hacerlo?

 

Observando la FRECUENCIA que emana.

 

Es ella la que CREA.

 

Sé que no es simple, pero ni siquiera el poder tiene que juzgarse. El juicio es siempre fruto de una LUCHA interior. El Creador no lucha. El CREADOR, a través de su experiencia y su recorrido de vida, adquiere conciencia y CREA.

 

El conocimiento lleva a la CONCIENCIA creante.

 

Ahora, a proposito del virus, si lo que estás leyendo no te resuena, no te sirve de nada combatirlo atacando a este texto. En la vida, gracias a una experiencia personal vivida a través de mi propio cuerpo, el virus no lo combato.

Con amor y dulce firmeza, lo elimino.

Con amor y dulce firmeza…

Adele Venneri

Este material tiene derechos de autor y solo puede ser usado respetando y citando su fuente sin modificaciones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Questo contenuto è protetto da copyright