La Nueva Conciencia de María Magdalena

La Nueva Conciencia de María Magdalena no es solamente el título de uno de mis libros.

La Nueva Conciencia de María Magdalena es la Nueva Conciencia de María Magdalena, no solamente como figura histórica, sino como esencia vital, útil y esencial en la integración de la Conciencia. Es el “anima mundi” que genera el universo.

Es la Frecuencia Vibratoria del Origen de la Creación. El arquetipo de la Maestría Encarnada que une acoge y, como un alquimista, fusiona en su cuenco los elementos que componen el Universo mismo: fuego, aire, agua y tierra.

La Nueva Conciencia de María Magdalena es la contraparte no sólo del aspecto físico y, por lo tanto, entendido como un modelo como el de Cristo, sino como contraparte femenina esencial sin la cual no existiría la creación. Desde el origen de los tiempos, la pareja masculina y femenina ha existido siempre en su expresión natural. Es a partir del origen del Cristianismo que la pareja ha sido usurpada de su integridad. Retrocediendo en el tiempo, podemos observar que el macho y la hembra han estado siempre UNIDOS. Isis junto a Osiris, Visnu junto a Maya, Shiva junto a Parvati, etc. Yendo aún más atrás y llegando al Paleolítico, observamos que la CREACIÓN nace del útero de la Diosa Creadora.

Y si retrocedemos aún más, a los ORÍGENES, vemos pasar delante de nuestros ojos la magnificencia de la frecuencia de la Nova Conciencia de María Magdalena: el Agua.

Sí, el Agua. No es casualidad que Myriam signifique Agua. Y si consigues expandir tu mirada hacia una visión cosmogónica, descubrirás que la Frecuencia de Myriam no es más que el principio creador con el que el universo se crea y se recrea continuamente.

Te hablaré de esto en detalle más adelante, ahora volvamos a María Magdalena como figura histórica y a lo que sus CARENCIAS han creado en la conciencia colectiva.

La historia o la pseudo-historia de María Magdalena ha sido adornada, confeccionada y alterada según el contexto histórico o según las necesidades y los intereses religiosos de aquellos que la escribieron, dejando una marca imborrable. Una figura controvertida, ocultada y vilipendiada por el poder religioso con el objetivo de ocultar quién era realmente esta figura en las profundidades de los océanos. Pero ya se sabe, la verdad siempre sale a la luz… también cuando ésta se esconde en los mares más profundos.

Así ha sucedido.

A pesar de que el poder del cristianismo se basa en cimientos hechos de mentiras muy alejadas de la virtud de la fe, la figura de María Magdalena ha salido a la luz. Por otro lado, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.

Y cuando hablo de Dios, no me refiero a un santo con barba blanca en los cielos celestiales que juzga a los vivos y a los muertos. Me refiero a la Conciencia Unificada que genera y regula el universo entero. Se llama AMOR. Pero no del amor que durante siglos hemos buscado en los demás. No es el amor de los demás del que te has nutrido. No es el amor que has proyectado en Cristo, en Magdalena o en cualquier otra entidad, es el amor que ERES. Y el amor no es más que la conciencia de quién eres. Punto.

Ahora volvamos a mi amada María Magdalena.

Es importante que comprendas que no te sirve solamente conocer su historia, aunque sea fascinante, ya que está llena de estímulos que permiten observar lo que ha sucedido desde hace 2000 años hasta hoy.

Te sirve entender quién es para TI María Magdalena. Qué y quién, dentro de TI, representa la figura de María Magdalena. Explorándote con minuciosa gracia, sin usar los estímulos de la Nueva Era, descubrirás que María Magdalena es tu propia alma. Es tu propia Conciencia. Esa alma que pide ser ENCARNADA y no más buscada ni IDOLATRADA. Ninguna imagen o estatua puede llevarte hasta ella, sólo TU puedes hacerlo.

En 2011 creé una página de Facebook llamada “L’Amore di Myriam attraverso Adele Venneri” (El Amor de Myriam a través de Adele Venneri). La creé después de un viaje de iniciación en Sudamérica, concretamente en el Aconcagua, Argentina.  Durante este viaje, después de casi treinta años de experiencia en el ámbito del crecimiento personal, viví una experiencia mística que cambió mi vida. Esta experiencia la explico en el libro La Nueva Conciencia de María Magdalena. Si te apetece, puedes adentrarte en la lectura de este libro sabiendo que no leerás un libro, sino que lo escogerás. A través del fenómeno de Resonancia, empezarás un viaje de iniciación que te conducirá hacia TI MISMO.

En mis libros y páginas encontrarás una historia que te resuena por dentro por lo que es, no por lo que ha sido. Para la Magdalena que VIVE dentro de ti, no para la Magdalena que estás buscando.

Según mi visión y experiencia, cada cual, en el fondo de sí mismo, sabe y custodia la verdad.

Ésta es como un diapasón y, gracias al fenómeno de la RESONANCIA, resuena dentro. La verdad es algo VIVO que se manifiesta a través de la CONCIENCIA INTEGRADA, no sólo a través de la investigación cognitiva. El conocimiento sin conciencia no es nada. Sólo con la investigación se corre el riesgo de marchitar aún más los sentimientos nefastos hacia aquellos que han ocultado la verdad. No sirve de nada, las almas amargadas crean almas aún más amargadas. Es urgente volver a uno mismo. Esto es lo que María Magdalena ya enseñaba junto a su amado. Esto es lo que hace el agua, se NUTRE de sí misma.

En mis páginas y libros no encontraréis tampoco los “copiar y pegar” de la historia relativa a los evangelios apócrifos ni de todos los documentos encontrados a partir del siglo XVII.

¿Por qué?

En primer lugar, porque son datos que podéis encontrar por vosotros mismos en todos los ríos de tinta que se han escrito y porque el objetivo de lo que escribo no es proporcionar datos e información para calmar la sed de la mente linear, sino transmitir la Frecuencia de Myriam a través del fenómeno de la RESONANCIA.

Lo que es verdad resuena.

Lo que es verdad no se aprende ni se estudia.

Lo que es verdad ya está dentro de Ti.

Lo que es verdad ya está escrito en el mito.

Sólo hace falta recordar.

Después del nacimiento de mis libros y de mis páginas en distintos canales digitales, he visto crecer con mucho placer tantísimas páginas dedicadas al Divino Femenino, a Myriam y a María Magdalena.

Como flores en un jardín, he visto aparecer cursos de todo tipo relacionados con la figura de María Magdalena. Cursos en los que un certificado reconoce el conocimiento sobre ti mismo. Cursos y páginas que a menudo nacen sólo de una NECESIDAD ligada a la propia personalidad, que nada tiene que ver con la EXPERIENCIA ni con la frecuencia de Magdalena.

Ésta es una experiencia individual, una experiencia en que TÚ, en comunión contigo mismo, contigo misma, vives tu experiencia de reunificación con tus aspectos. Tu matrimonio alquímico es una celebración muy íntima y personal. Solo cuando esto sucede puedes manifestar externamente aquello en lo que Tu, a través de tu propia alquimia, te has convertido.

MARÍA MAGDALENA es una frecuencia para ENCARNAR, no una asignatura para aprender.

La Nueva Conciencia de María Magdalena es la Espiritualidad CONCRETA y ésta se aplica en el devenir de la vida cotidiana, no solo en un círculo alrededor de una vela encendida con música relajante. Se aplica en el día a día, en las experiencias prácticas, no solamente a través de un grupo con el que satisfacer la “necesidad de pertenencia”.

La frecuencia de María Magdalena te invita a UNIR cada aspecto de ti y ser consciente que has nacido y muerto muchas veces para comprender la experiencia de la SEPARACIÓN. Una vez comprendida… vives para experimentar la Conciencia unida, completa e integrada.

Quiero dirigirme a todos aquellos que sienten un amor profundo hacia la figura de María Magdalena. Cuando hablamos de ELLA, hablamos de integridad, no de separación. Originalmente todo estaba íntegro, todo estaba completo, todo estaba unido.

No podemos hablar de Magdalena sin hablar de aspecto Masculino, como a veces suelo ver. Magdalena amaba al hombre, aunque a partir de esto, como sucedió con Pedro, a menudo fue atacada y luego ocultada. Magdalena amaba al hombre, Magdalena amaba a su hombre. María Magdalena amaba profundamente su parte masculina, tenaz y valiente.

El primer mensaje que recibí al volver de Argentina fue:

“Yo vuelvo para unirme, no para sustituirme”

¿Unirse a qué? Al propio lado masculino. Unirse a uno mismo.

María Magdalena es ambos aspectos, con dulce firmeza es uno y otro.

2018. Rennes-le-Château, Francia. Foto de Stefano Scrimieri

Durante mis encuentros, conferencias, cursos de autoconciencia, viajes experienciales y en mis libros, me encontrarás y me oirás repetir a menudo:

“Nadie puede estar con otro si se extraña a sí mismo”

Así es. No puedes estar con otro si te extrañas a Ti Mismo.

MARÍA MAGDALENA era y es el CENTRO. El Centro de Ti donde florece tu Rosa Mística.

Magdalena no es una figura del pasado.

Magdalena está viva, no ha muerto nunca.

Magdalena es Eterna.

Magdalena es PRESENCIA.

Con amor y dulce firmeza…

Adele Venneri

Este material tiene derechos de autor y solo puede ser usado respetando y citando su fuente sin modificaciones.

Copyright 2020 © ADELE VENNERI CREAUTRICE

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Questo contenuto è protetto da copyright