Cada uno tiene su propio Tiempo…

Así como cada cuerpo celeste se toma su Tiempo para girar en torno al Sol, cada persona en la Tierra necesita su propio Tiempo para evolucionar.

Es un movimiento natural que, si se vive con Conciencia y Conocimiento, en el devenir de las propias experiencias, lleva a la integridad de Sí.

El ciclo de la humanidad es evolutivo igual que climático y no se puede escapar de ello. La historia se repite, lo único que cambian son los escenarios. Lo que hace 70 años era Auschwitz, hoy viene representado por las hileras de escolares que se dividen en grupos y en categorías.

¿Por qué esta analogía? Porque, aunque de diferentes formas, los acontecimientos se repiten. Los contextos cambian, los escenarios cambian, los personajes cambian, pero la historia es siempre la misma y se repite. Siempre ha habido una reducción de la población en diferentes épocas. Ocurrió y ocurre de diferentes formas, a veces masivas, otras directas, otras despiadadas y visibles, a veces de forma sutil y “enmascarada”. Los escenarios cambian, pero la esencia es la misma.

¿Qué hacer? ¿Luchar?

Si la FRECUENCIA determina la forma, la lucha genera lucha. No sirve. La lucha con el enemigo separa y distrae. Se ha adoctrinado a la humanidad con la idea de un enemigo del cual defenderse. Hace eones de tiempo que se combate contra un adversario. ¿Pero de qué ha servido tanta lucha? A permanecer separado.

Esto no significa no activarse, todo lo contrario. Significa observar la frecuencia con la que se actúa. Escoger, desobedecer, ser herejes no significa combatir, significa crear la propia realidad. Significa observar los eventos y tener el coraje de reflejarse en ellos.

Es verdad, en lo visible los límites de la propia libertad son evidentes, es inútil negarlo. No es simple aceptar saber que tu vuelo puede ser cancelado de un momento a otro.

No es simple ver a los propios hijos o nietos con una mascarilla en las aulas obligados a no respirar durante cinco horas. No es simple observar la distancia de seguridad obligatoria que estas criaturas están obligadas a mantener con sus íntimos amigos. Pero es así.

Es un movimiento natural en el que se le reclama a la humanidad despertar integrando su trinidad interior de mente, cuerpo y espíritu y celebrando el matrimonio espiritual en sí. Esto, aunque en lo visible parezca lo contrario, está sucediendo. Obviamente solo lo ve quien tiene ojos para ver y quien de verdad tiene ganas de abrirse para comprender el sentido de la propia existencia humana. Quien aprende a hacerse preguntas a sí mismo en vez de buscar las respuestas fuera de sí.

El ciclo que concluyó en 2012, anunciado meditativamente como “el fin del mundo”, fue el inicio del proceso depurativo de la humanidad.

¿Depurativo por qué? Porqué aún tratándose de un inicio, dicho inicio contenía residuos y toxinas psíquicos, energéticos y emocionales del ciclo precedente.

Ya han pasado OCHO años desde 2012 y en estos ocho años, tantos son los cambios que cada uno ha vivido y que han permitido la transmutación de la conciencia. Si te detienes a observar lo que ha sucedido en tu vida en los últimos OCHO años, verás que son tantas las transmutaciones que han tenido lugar en ti. Estas han cambiado tu Realidad. Cada uno ha vivido sus transmutaciones de manera diferente así como diferente es el viaje evolutivo de cada alma. Cada alma tiene su edad y es esta la que determina la evolución de la existencia actual.

¿Qué sucederá en los próximos tiempos?

Excepto la islámica, que será la más difícil de derrocar, las religiones se derrumbarán. Más verdades seguirán saliendo a la luz…

La ciencia se rendirá a la evidencia del alma. Nuevos estudios epigenéticos mutarán las obsoletas visiones de la medicina. 

Cambiarán las relaciones y esto no será un distanciamiento, sino una gran posibilidad de introspección todavía más profunda.

Las partes del cuerpo más evidentes serán los ojos, y esto no solo porque son la parte del rostro que permanecerá descubierta por la mascarilla que llevaremos aún por tanto tiempo, sino porque la ciencia prestará mucha atención a esta parte del cuerpo. Los OJOS serán el foco.

Se derrumbará el concepto del trabajo como medio para ganar dinero. Se le reclamará a cada uno utilizar los propios potenciales como expansión de la propia Conciencia. Se volverá necesario poner a disposición de la humanidad las propias virtudes.

“¿Qué estoy haciendo por la humanidad?” se convierte en la pregunta clave de cada individuo que se verá obligado a contestarla. Las ganancias serán naturales, no se buscarán más por necesidad.

Quien por miedo se obstinará, se encontrará en el medio de la depuración de la que hablaba antes y esto creará muchos síntomas físicos y psíquicos. 

Muchos vehículos nuevos espaciales tomarán forma y muchas tierras desconocidas se conocerán. 

Por otro lado, hablando de tierras desconocidas, no puedo no citar America, que ciertamente no fue descubierta del modo en que la iglesia ha querido hacer creer. La iglesia conocía bien los nuevos mundos y Cristobal Colón, el héroe con el que se han adoctrinado nuestras mentes, es solo uno de los tantos personajes que se estudian en las obligaciones de la escuela.

Me surge una pregunta… pero si la iglesia ha ocultado el descubrimiento de America, empezando así la Inquisición, ¿cuántas otras tierras permanecen aún desconocidas para la masa?

Preparémonos… los medios para visitar otras tierras no están tan lejos…

En la NUEVA EDICIÓN de EL CÓDIGO DEL ORIGEN os doy algún indicio… pero se deve descubrir entre lineas…

Si te sientes en sintonía conmigo y te apetece que permanezcamos en CONTACTO, puedes escribirte gratuitamente a mi página web.

Adele Venneri
www.adelevennericreautrice.it

Este material tiene derechos de autor y solo puede ser usado respetando y citando su fuente sin modificaciones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Questo contenuto è protetto da copyright